Bedoya | Castro | Viñón | Bárago

Menu

Portada
Situación
Ayuntamiento
Historia
Ordenanzas
Pueblos 
Fotos
Ilustres 
Genealogía 
Economía
Religión
Toponimia
Vocabulario
Deportes
Fiestas
Relatos
Entrevistas
Enlaces
Firmar libro
Leer libro

 

 

LAS IGLESIAS DE LA DIOCESIS DE PALENCIA EN LIEBANA DURANTE LA GUERRA CIVIL.

Por José Manuel Gutiérrez Fernández

En el año 1181 el rey Alfonso VIII, "para compensar al Cabildo y Obispo de Palencia por el perjuicio que les causó al tener que renunciar a ciertos fueros les dio en Liébana la villa de Bárago, y las iglesias de Santa María de Valmeo, San Martín de Viñón, San Vicente de Castro, San Pedro de Bedoya y Santa Leocadia de Cobeña, a más de algunos solares en Frama"(1). Así tenemos que hasta el año 1956 las parroquias de Bárago, con su anejo Soberado, Castro, Salarzón, San Pedro de Bedoya, Trillayo y Viñón pertenecieron a la diócesis de Palencia. Formaban, en la división diocesana de entonces, el Arciprestazgo de Bedoya.

Me propongo estudiar los daños sufridos en los edificios y objetos religiosos de estas parroquias, durante la Guerra Civil y la posterior restauración y reposición del patrimonio dañado.

Se ha escrito "la mayor parte de las iglesias y ermitas de la comarca (de Liébana) fueron profanadas y sufrieron daños desiguales en su interior, aunque los edificios fueron habitualmente respetados. Son innumerables los testimonios recogidos sobre estos actos anticlericales, protagonizados casi siempre por milicianos ajenos a los pueblos, aunque en algunos casos participaron algunos vecinos". (2)

Sufrieron las parroquias del Arciprestazgo de Bedoya en aquellos trece meses, como el resto de las parroquias de la zona, distintos daños en su patrimonio, pero éstas contaron, como veremos, con la ayuda generosa del Señor Obispo de Palencia, D. Manuel González, y de toda la diócesis palentina. Recibieron de la diócesis de Palencia un rico patrimonio religioso, que vino a sustituir lo perdido y que, sin duda, enriqueció su patrimonio anterior.

INICIATIVA DEL SEÑOR OBISPO

El 1 de enero de 1937, en plena Guerra Civil en esta zona, publica el Señor Obispo de Palencia en el Boletín del Obispado una Circular que titula:

"Un llamamiento urgente a la caridad a favor de las iglesias saqueadas y despojadas".

Escribe el Señor Obispo:"En esta hora de latrocinios y devastaciones perpetrados por la antirreligión y por la antipatria, que hacen rebosar a las almas de indignación, pena y asco, merece un apartado el cuadro desolador y sombrío que ofrecen los pueblos que han quedado sin sacerdote y sin iglesia, o con ésta despojada de todo, hasta del enlucido de sus paredes y de las vidrieras de sus ventanas".

Después de unas consideraciones dice: "¿Qué os pediré, Sacerdotes queridísimos?.....Celo para que despertéis el interés y la caridad de vuestras asociaciones piadosas y de vuestros fieles en favor de las iglesias devastadas, invitándoles y urgiéndoles a que confeccionen o reparen ornamentos, manteles etc., ofrezcan del propio mobiliario imágenes, crucifijos, candeleros, armarios, y cuanto pueda ser utilizado en las iglesias y sacristías".

"Y de vuestras iglesias: Lo que encontréis, dejad lo mejor y lo de mérito, como pide el buen orden de la caridad, para vuestra parroquia, y enviad a la secretaría de Cámara de lo que sobre".

"Con lo que enviéis, se harán dos apartados: uno para las QUINCE IGLESIAS de los dos Arciprestazgos de nuestra Diócesis, BEDOYA y POLACIONES, y las aún en número incierto del de Pernía, ocupados y despojados hasta de sus campanas por los rojos de la provincia de Santander, y otro, para las iglesias de otras Diócesis en la misma tristísima situación descrita". (3)

Se advertía que "los objetos o limosnas fuesen enviados a la Secretaría de Cámara, a la mayor brevedad, excepto los más abultados o pesados; éstos, para evitar gastos de transporte, convendría se remitan directamente al lugar de destino que se señalará al donante". (4)

No se hizo esperar la respuesta a esta llamada del Señor Obispo por parte de los sacerdotes, religiosos, religiosas, asociaciones y fieles cristianos y para el 2 de marzo de ese mismo año ya se publica en el Boletín del Obispado una primera relación de los objetos recibidos. (5)

En marzo de 1937 las parroquias de Liébana y Polaciones están todavía en zona republicana, hubo que esperar a que terminase la guerra en la zona para poder inventariar los daños sufridos y concretar la forma de repararlos. Llevó un tiempo estos trámites, y al tener que reponer altares, imágenes, campanas etc., no se hizo la entrega de la mayor parte de esos objetos hasta abril de 1939.

¿QUÉ OBJETOS SE RECIBIERON?

Como pórtico al inventario que D. Miguel Rodríguez, cura párroco de Castro y arcipreste de Bedoya, hace en el año 1940 pone que "con fecha de 29 de abril del año 1939 recibí del Obispado de Palencia, de orden del Señor Obispo y conducidos por el Maestro de Obras del Obispado, don Juan Crespo: tres altares completos, más doce cuadros del apostolado, dos de los Santos Padres, y seis más diversos, todos en lienzo; tres imágenes, la de Ntra. Sra. del Carmen, San Pedro y San Pablo, éstas del altar mayor; más siete imágenes de diversos tamaños y un crucifijo perteneciente al Palacio Episcopal, las anteriores son de la iglesia que perteneció a la Adoración Nocturna , y una campana". (6)

Estos objetos religiosos los recibe D. Miguel Rodríguez como arcipreste de Bedoya y los encontramos en la actualidad repartidos por las distintas parroquias que entonces formaban este arciprestazgo de la diócesis de Palencia. Se recibieron algunos otros objetos que iremos detallando al concretar lo recibido por cada parroquia.

En los últimos años, cuando se han hecho inventarios de los bienes parroquiales o estudios de los retablos, platería y otros, no se aclara la procedencia de estos objetos y se habla de ellos como si siempre hubiesen pertenecido a estas iglesias lebaniegas (7). Creo que es de justicia dejar constancia escrita de cuándo llegaron esas obras aquí y de su procedencia.

Vamos a estudiar esta realidad parroquia por parroquia

(1) Miguel Ángel García Guinea, el Románico en Santander tomo I pg. 166. Librería Estudio Santander 1979
(2) República, Guerra Civil y Posguerra en los Valles de Liébana y Peñarrubia 1931 - 1957 de Fernando Obregón, Santander 2007 pg. 194
(3) Boletín Eclesiástico del Obispado de Palencia, Año LXXXVII, nº 1, 1 de enero de 1937; en adelante se citará por BEOP.
(4) BEOP AÑO LXXXVII nº 1, pg. 3
(5) BEOP año 1937 nº 5 y posteriormente nº 9, 23 y 12, éste del año 1938. Creo que fue muy generosa la respuesta de la Diócesis y como ejemplo se recibieron: 54 cálices de plata y 18 de otros metales; 6 copones de plata y 8 de otros metales; 41 crucifijos, 5 cruces de madera, 4 cruces procesionales, 14 vinajeras de plata y 3 de cristal, 62 candelabros, 3 custodias, 5 lámparas, 13 misales, 229 casullas, 72 capas pluviales, 6 palios, 10 cuadros y varias imágenes: 5 de la Purísima, 3 de S. José, 2 de S. Antonio, 6 del Niño Jesús. Y se puede decir que una gran cantidad de albas, corporales, purificadores, manteles. Llama la atención que la parroquia de Frómista donó 16 capas pluviales, 32 casullas, 8 juegos de dalmáticas, un palio y varias cosas menores.
(6) Archivo Diocesano, Parroquia Castro Cillorigo. Inventario 1938 -1960 signatura 6506 pg. 5
(7) Karem Mazarrasa en su libro, Liébana arquitectura y arte religioso, siglos XVI-XIX Santander 2009, da cuenta por primera vez de esta donación de la Diócesis de Palencia a estas parroquias de Liébana.

Ariba

Resolución recomendada:1024 x 768
Mi correo ©Página creada por José Angel Cantero Cuevas
En Internet desde: 26-01-2.004